Los majosos que me siguen

sábado, 15 de septiembre de 2012

Capitulo 18

El domingo pasó tranquilo, Phoebe estaba muy seria, era normal, estaba triste. A las diez de la noche, Phoebe se acercó a Alicia
-Oye, ¿Querrías venir conmigo a California?
-Si pero ¿No seré una molestia?
-No, no vendrás a la lectura del testamento pero estarás ahí para mi
-Si, iré encantada, te doy el dinero del billete
-No hace falta ya te lo compré yo-ella se sacó un billete del bolsillo
-¿Tu lo tienes todo previsto?
-Si
-Me voy a dormir
-Yo tambien, mañana a las ocho menos cuarto todos en pie
-Vale
Se fueron todos a dormir, por la mañana todos se levantaron a la hora salvo Amanda, Phoebe fue a despertarla, tardó quince minutos. Al cabo de media hora ya estaban todos y decidieron salir hacia el aeropuerto. Pasaron las horas de vuelo y aterrizaron en California, fueron a la casa de Phoebe y sus hermanos, era una mansión en primera línea de playa, entraron
-Wow, menuda casa-dijo Alicia
-Si, es grande-dijo Phoebe-ven, te diré donde está tu habitación
Subieron las escaleras hasta el tercer piso, entraron en la habitación del fondo, era enorme
-¿Donde dejo esto?-dijo Alicia indicando sus maletas
-No hacía falta que las trajeras
-¿Y dejarlas abajo?
-Si, luego te las traería uno de los empleados, tengo que despedirlos
-¿Por qué?
-Porque no nos aportan nada ahora, mi hermano se irá a viajar por el mundo mientras yo estoy en Oxford y mi hermana irá a la universidad de Madrid
-Entiendo, ¿Que hareis con la casa?
-Pues por mi la vendo porque me voy a ir de aquí a cualquier otra parte, supongo que mi hermano se quedará aquí cuando termine de viajar
-¿Y a donde irás?
-Pues a cualquier parte, aun hay que decidirlo
-Vale
-Bueno te dejo que te instales
Phoebe se fue a su habitación, al día siguiente Phoebe y sus hermanos se fueron, fueron a una casa, muy grande, fueron a un despacho, ahí estaba toda su familia, se sentaron en una gran mesa
-Hola, soy el avogado familiar, les voy a leer lo que dice el testamento, hemos esperado a que Phoebe llegara de Londres para la lectura, todos los aquí presentes tienen algo, comencemos-el avogado comenzó a leer- "A toda mi famila quiero deciros que os quiero y que tengo una cosa para cada uno de vosotros, a mi hermana Clarisse le dejo el apartamento de Miami, a mi hermano Josh le dejo 1000 dólares, dios escribiendo esto acabo de recordar que me queda poca familia a la que dejarle algo, solo quedan mis tres preciosos hijos, que orgulloso me siento de ellos, a mi Amanda, deberías saber que eres de la que menos orgulloso estoy, siempre has sacado mejores notas que tus hermanos pero nunca me has querido ni a mi ni a tu madre, sí tómatelo mal que es así te dejo lo mínimo que debo dejarte debido a mi fortuna, 10.000 dólares, mi querido Max a ti te dejo la casa en la que vives y cincuenta millones de dólares, por último solo queda mi pequeña y amada Phoebe, nunca hemos tenido las mismas opininiones pero te quise, no sabía cuanto dinero dejarte porque claro pensarías a mi hermano Max le deja la casa y cincuenta millones, quiero dejarte lo que hay en la cuenta de la cual el avogado te dará el número y el código además de sesenta millones. Os quiero mucho a todos" Phoebe cuando quiera nos vemos y le doy eso
-Si-dijo Phoebe mientras lloraba
El avogado salió de la habitación Phoebe fue tras él
-Hola Phoebe, toma esto-le dio un papel con un número de cuenta y el código de seguridad
-Gracias
Phoebe se fue a casa, Alicia estaba viendo la tele
-¿Que tal?-dijo Alicia
-Sesenta millones más lo que haya en esta cuenta que no es una cuenta si no una caja fuerte
-Wow
-¿Vienes conmigo a recogerlo?
-Si
Las chicas fueron al banco, fueron al lugar donde guardaban las cajas fuertes, abrieron con el código que les dio el avogado, había dos cajas, Phoebe abrió una, estaba llena de nada más y nada menos que diamantes, ¡Diamantes!, había muchísimo, abrió la otra caja, un anillo, enorme era un anillo de oro macizo que tenía forma de diamante, Phoebe se lo puso
-Pesa, pesa mucho
-¿Puedo?
-Claro
Phoebe le cedió el anillo a Alicia, esta se lo puso
-Si que pesa
Cogieron las cajas y se fueron a la casa, cuando llegaron Phoebe guardó las cajas en una maleta para llevárselas a Londres. Amada llegó en aquel momento
-¡Dios!-venía gritando, no se debió dar cuenta de que ellas estaban en casa-tantos años fingiendo que le quería para que ahora solo me deje 10.000 dólares y a la asquerosa de mi hermana sesenta millones y lo que haya en esa cuenta, tanto trabajarme el papel de Amanda para que ahora solo tenga 10.000 dólares, estoy acabada Peter me va a matar
Phoebe no se creía lo que estaba oyendo, ¿Trabajarse el papel de Amanda? ¿Peter? No entendía nada
-¡¿Que?!-dijo Phoebe saliendo de una habitación hacia la entrada
-Phoebe...-"Amanda" tragó saliva y se quedó en silencio

No hay comentarios:

Publicar un comentario